Sabana Norte, 300 m. noreste del ICE
(+506) 2220-2200

 

El señor Mauricio Arroyo, Subtesorero Nacional del Ministerio de Hacienda, acudió a la pasada sesión del Foro de Economía y Finanzas para exponer con detalle la elaboración del presupuesto nacional para el próximo año, mismo que tiene en consideración diferentes contextos, por ejemplo:

  • Déficit fiscal estructural desde el 2009.
  • Deuda sobrepasa el 50%.
  • Leyes de impuestos que datan de la década de los 80’s y están desfasadas (ventas, renta, otras)
  • Obligaciones que crecen atadas a indicadores económicos.
  • Escasez de liquidez en las últimas semanas.

 

Sobre este panorama se planeó un presupuesto que apunta a los siguientes resultados:

  • Atiende al mandato presidencial de crecimiento “0” en las Instituciones: decrecen gasto institucional y transferencias sujetas a límite (se reduce su % del PIB y el déficit primario).
  • Mandatos constitucionales y obligaciones legales explican el crecimiento del 3,2% en el presupuesto 2018.
  • Prioridad del gasto social: para proteger el Estado Social de Derecho y la visión de Estado que hemos pactado. Un 48,6% del presupuesto se destina a gasto social.
  • Atiende servicio de la deuda: para proteger credibilidad internacional y estabilidad económica.
  • Evidencia la urgencia de contar con nuevos recursos.
  • El manejo responsable de la deuda ha permitido financiar el déficit estructural, sin embargo, se requiere la reforma para el Fortalecimiento de la Hacienda Pública y retornar a un nivel de sostenibilidad de la deuda pública.

 

No obstante, Arroyo indicó que con las siguientes acciones se podrá resolver el problema estructural del déficit fiscal y salir del Estado de Necesidad:

  • Desvinculando las obligaciones ligadas a ingresos corrientes u otros indicadores (PIB, salarios base) para lograr una asignación presupuestaria bajo criterios de eficacia y eficiencia.
  • Mejorando los controles que inciden sobre la recaudación de impuestos e impulsando medidas para una mayor eficacia y eficiencia en los gastos.
  • Hay que mejorar la coordinación entre las entidades públicas.
  • Importante dejar de aprobar leyes que no tienen fuente de financiamiento.
  • Mejorar la recaudación.
  • Necesaria reforma a las leyes fiscales (IVA, rentas, empleo público, entre otras).
  • Control a fondo/contenido de los presupuestos que visa la Contraloría CGR.El señor Mauricio Arroyo, Subtesorero Nacional del Ministerio de Hacienda, acudió a la pasada sesión del Foro de Economía y Finanzas para exponer con detalle la elaboración del presupuesto nacional para el próximo año, mismo que tiene en consideración diferentes contextos, por ejemplo:
    • Déficit fiscal estructural desde el 2009.
    • Deuda sobrepasa el 50%.
    • Leyes de impuestos que datan de la década de los 80’s y están desfasadas (ventas, renta, otras)
    • Obligaciones que crecen atadas a indicadores económicos.
    • Escasez de liquidez en las últimas semanas.

     

    Sobre este panorama se planeó un presupuesto que apunta a los siguientes resultados:

    • Atiende al mandato presidencial de crecimiento “0” en las Instituciones: decrecen gasto institucional y transferencias sujetas a límite (se reduce su % del PIB y el déficit primario).
    • Mandatos constitucionales y obligaciones legales explican el crecimiento del 3,2% en el presupuesto 2018.
    • Prioridad del gasto social: para proteger el Estado Social de Derecho y la visión de Estado que hemos pactado. Un 48,6% del presupuesto se destina a gasto social.
    • Atiende servicio de la deuda: para proteger credibilidad internacional y estabilidad económica.
    • Evidencia la urgencia de contar con nuevos recursos.
    • El manejo responsable de la deuda ha permitido financiar el déficit estructural, sin embargo, se requiere la reforma para el Fortalecimiento de la Hacienda Pública y retornar a un nivel de sostenibilidad de la deuda pública.

     

    No obstante, Arroyo indicó que con las siguientes acciones se podrá resolver el problema estructural del déficit fiscal y salir del Estado de Necesidad:

    • Desvinculando las obligaciones ligadas a ingresos corrientes u otros indicadores (PIB, salarios base) para lograr una asignación presupuestaria bajo criterios de eficacia y eficiencia.
    • Mejorando los controles que inciden sobre la recaudación de impuestos e impulsando medidas para una mayor eficacia y eficiencia en los gastos.
    • Hay que mejorar la coordinación entre las entidades públicas.
    • Importante dejar de aprobar leyes que no tienen fuente de financiamiento.
    • Mejorar la recaudación.
    • Necesaria reforma a las leyes fiscales (IVA, rentas, empleo público, entre otras).
    • Control a fondo/contenido de los presupuestos que visa la Contraloría CGR.El señor Mauricio Arroyo, Subtesorero Nacional del Ministerio de Hacienda, acudió a la pasada sesión del Foro de Economía y Finanzas para exponer con detalle la elaboración del presupuesto nacional para el próximo año, mismo que tiene en consideración diferentes contextos, por ejemplo:
      • Déficit fiscal estructural desde el 2009.
      • Deuda sobrepasa el 50%.
      • Leyes de impuestos que datan de la década de los 80’s y están desfasadas (ventas, renta, otras)
      • Obligaciones que crecen atadas a indicadores económicos.
      • Escasez de liquidez en las últimas semanas.

       

      Sobre este panorama se planeó un presupuesto que apunta a los siguientes resultados:

      • Atiende al mandato presidencial de crecimiento “0” en las Instituciones: decrecen gasto institucional y transferencias sujetas a límite (se reduce su % del PIB y el déficit primario).
      • Mandatos constitucionales y obligaciones legales explican el crecimiento del 3,2% en el presupuesto 2018.
      • Prioridad del gasto social: para proteger el Estado Social de Derecho y la visión de Estado que hemos pactado. Un 48,6% del presupuesto se destina a gasto social.
      • Atiende servicio de la deuda: para proteger credibilidad internacional y estabilidad económica.
      • Evidencia la urgencia de contar con nuevos recursos.
      • El manejo responsable de la deuda ha permitido financiar el déficit estructural, sin embargo, se requiere la reforma para el Fortalecimiento de la Hacienda Pública y retornar a un nivel de sostenibilidad de la deuda pública.

       

      No obstante, Arroyo indicó que con las siguientes acciones se podrá resolver el problema estructural del déficit fiscal y salir del Estado de Necesidad:

      • Desvinculando las obligaciones ligadas a ingresos corrientes u otros indicadores (PIB, salarios base) para lograr una asignación presupuestaria bajo criterios de eficacia y eficiencia.
      • Mejorando los controles que inciden sobre la recaudación de impuestos e impulsando medidas para una mayor eficacia y eficiencia en los gastos.
      • Hay que mejorar la coordinación entre las entidades públicas.
      • Importante dejar de aprobar leyes que no tienen fuente de financiamiento.
      • Mejorar la recaudación.
      • Necesaria reforma a las leyes fiscales (IVA, rentas, empleo público, entre otras).
      • Control a fondo/contenido de los presupuestos que visa la Contraloría CGR.