Sabana Norte, 300 m. noreste del ICE
(+506) 2220-2200

AmCham solicita modificaciones en medidas fronterizas anunciadas por el Gobierno

San José, 20 de mayo del 2020. Este lunes 18 de mayo, AmCham envió una carta al presidente Carlos Alvarado para solicitar modificaciones en las medidas impuestas en los puestos fronterizos para evitar la propagación del Covid-19. La petición se realizó en conjunto con la Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR), Cámara Nacional de Agricultura y Agroindustria (CNAA), Cámara Nacional de Transportistas de Carga (CANATRAC), Cámara de Comercio Exterior (CRECEX) y la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (CACIA).

El documento enviado indica que es importante resguardar la salud de los costarricenses, sin embargo, en las medidas se debió contemplar que la afectación del transporte terrestre tiene un alto impacto económico nacional y regional, los puestos fronterizos no tienen las condiciones mínimas de infraestructura para realizar el desenganche de furgones, el 85% de las operaciones se realizan a través de transportistas unitarios de la región, además que prohibir el ingreso de conductores extranjeros limitará aún más la cantidad de unidades de contenedores necesarios para las exportaciones costarricenses.

A raíz de la situación, la carta enviada plantea algunas soluciones como:

  1. Que el Poder Ejecutivo replantee la fecha de entrada en vigencia del Decreto Ejecutivo anunciado el sábado 16 de mayo. Es importante buscar alternativas de ajuste y solución menos dañinas para la economía.
  2. Implementar las alternativas que el sector privado propuso dentro de los grupos de trabajo del CONAFAC, para lograr un equilibrio entre un bajo nivel de riesgo sanitario y el flujo comercial.
  3. Abrir una sesión permanente del CONAFAC, que implemente un proceso de evaluación de todos los tipos de alternativas que transportistas, operadores logísticos, comerciantes internacionales y dueños de mercadería puedan aportar en los diversos escenarios de restricción.

AmCham considera que el trabajo público-privado puede forjar alternativas menos drásticas que eviten más afectaciones en la economía del país.