Sabana Norte, 300 m. noreste del ICE
(+506) 2220-2200

Claves para motivar a distancia durante la crisis

Por: Enrique Aguirre

Director General de 3M para Centroamérica y el Caribe

San José, 15 de julio del 2020. La crisis mundial causada por el brote de COVID-19 ha generado repercusiones en cada uno de los ámbitos de la población. Esto incluye los aspectos sociales, económicos, políticos y de salud, y por tal motivo, y como líder regional de una empresa que tiene como máxima prioridad la salud y bienestar de sus colaboradores, me gustaría abordar un tema clave, dada la coyuntura por la que estamos atravesando: La Motivación.

El trabajar desde casa se convirtió ya en una realidad extendida, que se vio acelerada a raíz de las diferentes medidas adoptadas por gobiernos y empresas para controlar y mitigar esta emergencia sanitaria. Ante esta nueva modalidad, uno de los mayores retos ha sido poder brindar motivación, cercanía y aliento -desde la distancia- a los colaboradores que se enfrentan a un nuevo panorama, que, en muchas ocasiones, puede generar estrés, ansiedad e incertidumbre.

En este sentido, a continuación, les comparto ciertas acciones que nos ayudan a motivar a nuestros equipos de trabajo durante esta emergencia sanitaria:

 

  • La tecnología es aliado imprescindible: a pesar de que por el momento los equipos de trabajo no pueden reunirse de manera física, existe diferentes plataformas tecnológicas de videoconferencia que nos ofrecen la posibilidad de estar presentes de una manera más cercana con nuestros equipos. Estas herramientas de trabajo también podrán servirnos para realizar reuniones informales que nos permita desconectarnos del ambiente laboral para conocer más sobre los aspectos personales de nuestros colaboradores y con ello conocer sus necesidades y preocupaciones.

 

  • La importancia del bienestar: recientemente la Organización Mundial de las Naciones Unidas (ONU) anunció un aumento masivo de enfermedades mentales a causa del brote de COVID-19. Por esta razón, y para luchar contra estos trastornos, las empresas debemos implementar campañas de comunicación interna que sean robustas y que brinden a sus colaboradores consejos sobre cómo mejorar la productividad en casa, rutinas de ejercicio, posturas correctas al trabajar, dietas alimenticias, espacios de meditación, webinars con expertos en salud mental, entre otros. De igual forma, será necesario que los encargados obtengan retroalimentación sobre estas sesiones para poder detectar a tiempo si son productivas y de utilidad. La mejor manera es hacerlo de forma inmediata, a través de una pequeña encuesta o solicitud directa de retroalimentación.

 

  • Informar de forma sincera y sucinta: la incertidumbre es uno de los factores que más está afectando a los colaboradores. Esto debido a que ellos desean conocer acerca del impacto que está teniendo esta situación en sus compañías y en sus posiciones laborales. Es por ello, que los responsables debemos procurar informar sobre la situación de la empresa de forma rutinaria, y siempre con la mayor transparencia. Las situaciones delicadas también deben conocerse, haciéndolo de una forma sincera, con liderazgo y presentando alternativas y planes de acción para resolver las dificultades. Muchas veces compartiendo una situación se pueden recibir buenas ideas, no podemos pretender que lo sabemos todo.

 

  • Cercanía, siempre: como líder, debemos procurar siempre conocer y entender las necesidades y preocupaciones de los colaboradores. Ya sea en el plano laboral como personal, siempre es bueno saber cómo están, qué los motiva, cómo se sienten, para ser más empáticos. Una técnica que puede servir para romper el hielo es preguntarles acerca de su día a día, sobre sus gustos generales o de su familia. Sin duda, estos pequeños detalles crean engagement en el equipo y bridan humanidad en las relaciones. Igualmente existen comunidades virtuales informales donde se genera un espacio de apertura para conocernos mejor, obviamente con mucho respeto. Estos espacios nos permiten compartir temas más personales para conocernos mejor, saber cómo nos sentimos, cómo hemos enfrentado los cambios de rutina, nuestras mascotas, gustos, hobbies, lecturas preferidas, que nos permite generar conversaciones interesantes, inclusivas, pero sobre todo que nos incrementa el sentido de pertenencia y de cercanía, dándonos además herramientas que nos ayudan a resolver situaciones y mantenernos motivados.

 

  • Reforzar el por qué: en estos tiempos de crisis o fuera de la misma, es muy importante recordar constantemente a nuestros colaboradores el por qué están ahí, cuál es su rol y cuáles son las expectativas que se tiene de su desempeño. Esto con la intención de que tengan en mente siempre sus objetivos alineados con la visión y misión de la empresa, lo que les brindará guía y motivación para que puedan realizar su trabajo de forma enfocada y sobresaliente.

Finalizo reiterando la importancia de tener como prioridad el bienestar de todos los colaboradores que se desempeñan en una compañía. Esta situación es inédita, y por tal motivo debemos aprender a escuchar, comunicar y ser empáticos para poder actuar con liderazgo y promover una cultura organizacional donde la prioridad sean los colaboradores. Un factor común entre los equipos de alto desempeño es el nivel de compromiso y motivación, es por ello por lo que el rol del líder es fundamental para propiciar de manera planificada todas las acciones para crear el mejor ambiente de trabajo donde las capacidades individuales y grupales logren exponencial su máximo potencial.