Sabana Norte, 300 m. noreste del ICE
(+506) 2220-2200

¿Cómo implementar las prácticas justas de operación en la RSE?

Dentro de la RSE existen temáticas fundamentales que se deben tomar en cuenta para lograr un mayor impacto en las acciones emprendidas por la empresa, una de ellas es enfocarse en las prácticas justas de operación, es decir en su cadena de valor y proveedores.

Las prácticas justas de operación implican una conducta ética de la organización en sus transacciones con otras organizaciones, las relaciones entre organizaciones y agencias gubernamentales, socios, proveedores, contratistas, clientes y las asociaciones de las cuales son miembros. Para lograrlo se debe proporcionar liderazgo y promover la adopción de la responsabilidad social de una manera más amplia, dentro de la esfera de influencia de la empresa.

El verdadero impacto y transformación se encuentra en la cadena de valor. Enfocar esfuerzos en el trabajo con proveedores permite alcanzar un mayor impacto y transformación en la sociedad, dialogar sobre sus necesidades reales, priorizar los proveedores que generan mayor impacto a la sociedad, brindar capacitación y establecer criterios de compras verdes, son algunos de los elementos a tener en consideración.

Promover la responsabilidad social en la cadena de valor implica:

  • Considerar los impactos potenciales o las consecuencias no deseadas de sus decisiones de compra y adquisiciones en otras organizaciones y poner el cuidado necesario para evitar o minimizar cualquier impacto negativo.
  • Estimular la demanda de productos y servicios socialmente responsables. Estas acciones no deberían verse como sustitutas del rol de las autoridades en los que respecta a la implementar y hacer cumplir las leyes y regulaciones.
  • Cada organización en la cadena de valor es responsable de cumplir las leyes y regulaciones aplicables y de sus impactos en la sociedad y el medio ambiente.
  • Acciones y expectativas:
  • Integrar en sus políticas, prácticas de compra y contrataciones criterios éticos, sociales, ambientales, de salud, seguridad y de igualdad de género para mejor la coherencia con los objetivos de responsabilidad social.
  • Animar a otras organizaciones a que adopten políticas similares, sin involucrarse en una conducta anti competencia al hacerlo.
  • Llevar a cabo la debida diligencia y el seguimiento adecuado de las organizaciones con las que se relaciona, con la finalidad de evitar que los compromisos de la organización en materia de responsabilidad social pueden verse afectados
  • Considerar la posibilidad de proporcionar apoyo a las Pymes, incluyendo el incremento de la toma de conciencia sobre asuntos de responsabilidad social y mejores prácticas y ayuda adicional para alcanzar objetivos socialmente responsables.
  • Participar activamente en incrementar la toma de conciencia en las organizaciones con las que se relaciona respecto de principios y asuntos de responsabilidad social.
  • Promover un trato justo y práctico de los costos y beneficios de la implementación de prácticas socialmente responsables a través de la cadena de valor, incluyendo cuando se posible un incremento de la capacidad de las organizaciones que están en la cadena de valor para alcanzar objetivos socialmente responsables (prácticas de compras adecuadas, precios justos, plazos de entrega adecuados y contratos estables).
  • Es necesario exigir a los proveedores las condiciones mismas que se incorporan en la empresa, los principios y los temas fundamentales que aplica la empresa
  • Las normas G 35, ISO 26.000 desarrollan el tema, siendo de gran relevancia en las prácticas justas de operación.