Sabana Norte, 300 m. noreste del ICE
(+506) 2220-2200

El compliance nace de la cultura corporativa

“La base de cualquier lugar de trabajo ético está en una cultura solida que apueste por la responsabilidad y la transparencia”

Por Enrique Aguirre

Director General de 3M para Centroamérica y el Caribe.

 

San José, 16 de noviembre del 2020.Con el pasar de los años, y los escándalos corporativos que muchas empresas han sufrido debido a acciones carentes de ética que han puesto en entredicho su reputación, se ha posicionado y ha ganado valor la creación y desarrollo de oficinas de compliance.

De acuerdo con la Asociación Española de Compliance, en un entorno empresarial, “el compliance implica, cumplir con las leyes, regulaciones, reglas y políticas; implica vigilar constantemente el clima legal y regulatorio en constante cambio, y hacer los cambios necesarios para que la empresa continúe operando con buen prestigio dentro de su industria, comunidad y base de clientes”. Por lo tanto, el cumplimiento normativo no es solo un mecanismo para saber actuar de forma correcta de acuerdo con las regulaciones pertinentes, sino que también ayuda a crear imagen y reputación de cara a los diferentes stakeholders de una compañía.

En ese sentido, desde 3M, hemos desarrollado toda una cultura basada en la confianza de nuestros clientes, empleados, socios, accionistas y comunidades. En 3M, no podemos romper esa confianza ya que es el elemento definitorio que nos ayuda a ser un actor relevante en el mercado

¿Cómo aseguramos y mantenemos la confianza con nuestros clientes? A través de un Código de Conducta que se basa en una serie de premisas fundamentales:  actuar con honestidad e integridad, marcar la diferencia en las vidas de nuestros clientes, utilizar nuestros estándares éticos elevados para crear una ventaja competitiva para nuestra empresa y crear un lugar de trabajo inclusivo para todos

Uno de los elementos que puede causar un mayor desastre reputacional son las situaciones de corrupción y sobornos. Por ello, dentro de nuestro Código existe todo un apartado centrado en prácticas anti corrupción, donde se señala que en 3M nunca obtenemos ni mantenemos un negocio mediante medios no éticos, como sobornos, coimas u otros pagos corruptos, independientemente de las costumbres comerciales locales. En ese sentido, cualquiera de nuestras oficinas, ya sea en Guatemala, o cualquier otro país del mundo, cumplen con la legislación local aplicable contra la corrupción.

En resumen, la base de cualquier lugar de trabajo ético está en una cultura solida que apueste por la responsabilidad y la transparencia. En 3M reconocemos que la confianza es un valor inquebrantable que no se puede romper.