Sabana Norte, 300 m. noreste del ICE
(+506) 2220-2200

El futuro de los abogados jóvenes ante la revolución tecnológica 4.0

Por: Ana Saénz

Gerente Senior de EY Law Costa Rica

San José, 17 de enero de 2020.La tecnología, y especialmente la inteligencia artificial (IA), está permeando cada vez más en nuestras vidas. Muchos dicen que un día llegaremos a vivir en un mundo dominado principalmente por IA y que ese día marcará el fin de muchas profesiones y ocupaciones, incluyendo la de los abogados. ¿Tan trágico vemos el panorama? No debemos dejarnos llevar por presagios de fin del mundo, sino aceptar la realidad hacia la cual nos dirigimos tan decididamente y usar la tecnología para nuestra ventaja y evolución.

Las firmas de abogados están utilizando la tecnología cada día más con el propósito de reducir costos y aumentar la eficiencia en los procesos. Por ejemplo, en los procesos de fusiones y adquisiciones (M&A – por sus siglas en inglés), el uso de la tecnología se está convirtiendo en una necesidad, más que en una opción, especialmente en la etapa de debida diligencia.

Programas de IA se están usando en las firmas de abogados para identificar cláusulas y contingencias, reduciendo enormemente tiempos de respuesta y costos. Gracias a los avances tecnológicos, los abogados puede tener mayor flexibilidad para dedicar tiempo a tareas más complejas que brindan un mayor valor agregado.

Estas son excelentes noticias para los líderes de transacciones y los clientes, pero ¿qué sucede con los abogados jóvenes en proceso de entrenamiento ante la llegada de esta tecnología? Muchas veces en una transacción los abogados jóvenes realizan un primer filtro en el procesamiento y análisis de documentos o contratos, identificando contingencias o riesgos preliminares. Esta primera etapa es importante para los  abogados jóvenes, ya que les permite  familiarizarse con los distintos tipos de contratos y cláusulas y aprender sobre la identificación de potenciales riesgos, junto con su mentor o líder de transacción. Poco a poco, estos abogados irán adquiriendo experiencia gracias a ese proceso de entrenamiento. Al introducir programas de IA en la ecuación, cambia el proceso tradicional de entrenamiento.

Para nadie es un secreto que una de las consecuencias inevitables del creciente uso de la tecnología es la reducción en el número de abogados y el cambio de la profesión como la conocemos. Sin embargo, esto no significa que los abogados jóvenes deben ver la tecnología como una amenaza; al contrario, deben verla como una herramienta de eficiencia en el presente y como una oportunidad para transformarse en el futuro. El uso de la tecnología los obligará a valorar sus paradigmas actuales y cambiar la forma en que se entrenan y desenvuelven como abogados, tanto para el beneficio de sus clientes como para el beneficio de la profesión en general.