Sabana Norte, 300 m. noreste del ICE
(+506) 2220-2200

Empresas deben definir estrategias para enfrentar con éxito la nueva realidad

San José, 12 de agosto del 2020.

La crisis generada por el COVID-19 trajo grandes retos para las empresas de las diferentes industrias en todo el mundo, el principal es sobrevivir a ella, pero también deberán contar con una estrategia que les permita enfrentar la nueva realidad tras la reapertura económica.

Precisamente, y con el fin de apoyar a las organizaciones en ese camino hacia la re estabilización y recuperación de cara a la “nueva normalidad”, Deloitte realizó un análisis en el cual establece los aspectos en los cuales deberían enfocar esfuerzos las empresas para responder a esta reapertura:

1) Mitigar el riesgo, mantener la continuidad operativa y preservar el flujo de efectivo:

  • Incrementar la visibilidad en la calidad y en el servicio a clientes, así como en la cadena de suministros.
  • Mantener el foco en el flujo de efectivo, anticipando quiebras y asegurando financiamiento.
  • Asegurarse que los protocolos de riesgos del negocio están ejecutándose de manera adecuada.

2) Enfocar el liderazgo en las relaciones con clientes y empleados

  • Priorizar operaciones para permitir un regreso paulatino, administrando y reduciendo la complejidad del portafolio de productos y servicios y reevaluando precios y contratos con clientes.
  • Tener claro los roles de liderazgo durante la reapertura, descentralizando la toma de decisiones.
  • Apoyar la salud física y emocional de los empleados, con esfuerzos que estén alineados con la estrategia del negocio.

3) Reiniciar las cadenas de suministro de manera sincronizada

  • Visualizar un proceso dinámico de ventas y planeación de operaciones, con un enfoque en las restricciones de la cadena de suministro.
  • Asegurar la disponibilidad logística, considerando rutas y medios alternativos, revisando costos e implicaciones en los acuerdos de distribución.
  • Mejorar la visibilidad con los socios en la cadena de suministro.

4) Mantener el foco en los indicadores externos

  • Dar seguimiento constante a los distintos indicadores para intentar anticipar cualquier disrupción adicional (Indicador Global de Actividad Económica, altas/Bajas IMSS, ventas retail, producción de manufactura, índices bursátiles, precios de commodities, tasas de interés.)

 

Alfredo Gómez, Socio de Consultoría de Deloitte Costa Rica explica: “En un ambiente de incertidumbre es crítico para las empresas rediseñar su estrategia de negocio basado en los diferentes escenarios a los cuales se pueden enfrentar. Además, desarrollar un plan de acción hacia futuro con un enfoque innovador que les permita estar equipadas para aprovechar las oportunidades que se presenten y prosperar en esta nueva normalidad”.

 

Felipe Baselga, Socio de Asesoría Financiera de Deloitte Guatemala comenta: “Los acontecimientos que vivimos no son comparables, por sus consecuencias globales y su magnitud, a ningún otro evento en la historia mundial reciente. Esto implica que habrá cambios permanentes en el comportamiento del consumidor y por tanto eso afectará a todos los modelos de negocio en mayor o menor medida. Es importante que los empresarios sean conscientes de que es el momento de repensar sus negocios sin restricciones y de que elaboren escenarios considerando asunciones que antes descartarían. Esa actitud será clave para adaptarse a una nueva normalidad”.

Oportunidades

Esa nueva realidad que las empresas deberán de enfrentar, también generará oportunidades significativas que pueden impulsar su desarrollo y productividad.

Para Deloitte, estas oportunidades dependerán de la industria o sector y para aprovecharlas será fundamental la preparación que las organizaciones tengan para adaptarse de la mejor manera a los cambios que trae consigo este nuevo entorno.

Según Deloitte y desde una perspectiva general, estas oportunidades son:

  • Apertura a nuevos canales digitales, con implementaciones aceleradas y ágiles.
  • Reevaluación de la estrategia y plan de negocios.
  • Reevaluación del portafolio para enfocarlo a la nueva realidad, poniendo especial atención en los activos de baja rentabilidad o improductivos.
  • Oportunidad para reestructurar el modelo de trabajo (trabajo remoto).
  • Tercerización y reducción de procesos redundantes.
  • Adopción de nuevas tecnologías en suministro y distribución.
  • Cadenas productivas más robustas y compactas.
  • Controles de planta remotos y desarrollo de mejores prácticas.
  • Hidrocarburos y energéticos a precios bajos.

El estudio elaborado por Deloitte está disponible, puede descargarlo aquí.

***************

Sobre Deloitte:

Deloitte se refiere a Deloitte Touche Tohmatsu Limited, sociedad privada de responsabilidad limitada en el Reino Unido, a su red de firmas miembro y sus entidades relacionadas, cada una de ellas como una entidad legal única e independiente. Consulte www.deloitte.com para obtener más información sobre nuestra red global de firmas miembro.

Deloitte presta servicios profesionales de auditoría y assurance, consultoría, asesoría financiera, asesoría en riesgos, impuestos y servicios legales, relacionados con nuestros clientes públicos y privados de diversas industrias. Con una red global de firmas miembro en más de 150 países, Deloitte brinda capacidades de clase mundial y servicio de alta calidad a sus clientes, aportando la experiencia necesaria para hacer frente a los retos más complejos de los negocios. Los más de 312,000 profesionales de Deloitte están comprometidos a lograr impactos significativos.

Tal y como se usa en este documento, “Deloitte S-LATAM, S.C.” es la firma miembro de Deloitte y comprende tres Marketplaces: México-Centroamérica, Cono Sur y Región Andina. Involucra varias entidades relacionadas, las cuales tienen el derecho legal exclusivo de involucrarse en, y limitan sus negocios a, la prestación de servicios de auditoría, consultoría fiscal, asesoría legal, en riesgos y financiera respectivamente, así como otros servicios profesionales bajo el nombre de “Deloitte”.

Sobre esta publicación:

Esta presentación contiene solamente información general y Deloitte no está, por medio de este documento, prestando asesoramiento o servicios contables, comerciales, financieros, de inversión, legales, fiscales u otros.

Esta presentación no sustituye dichos consejos o servicios profesionales, ni debe usarse como base para cualquier decisión o acción que pueda afectar su negocio. Antes de tomar cualquier decisión o tomar cualquier medida que pueda afectar su negocio, debe consultar a un asesor profesional calificado. No se proporciona ninguna representación, garantía o promesa (ni explícito ni implícito) sobre la veracidad ni la integridad de la información en esta comunicación y Deloitte no será responsable de ninguna pérdida sufrida por cualquier persona que confíe en esta presentación.

© 2020. Deloitte S-LATAM, S.C.