Sabana Norte, 300 m. noreste del ICE
(+506) 2220-2200

Impuesto mínimo global: un largo camino por recorrer

 

Por: Priscilla Piedra
Socia de Impuestos y Servicios Legales, Deloitte

 

San José, 21 de junio del 2021Desde que la Secretaria del Tesoro de EE UU, Janet Yellen, anunciara, en el mes de abril, el apoyo de la  Administración  Biden al establecimiento de un impuesto mínimo global, el tema se situó  como centro de discusión en diversos foros fiscales, por lo que, no resulta extraño que en la pasada reunión del G7,  incluyera  dentro de los acuerdos  tomados el apoyo a dicho gravamen.  Sin embargo, el impuesto mínimo global aún tiene un camino largo por recorrer y dentro de este camino, es importante que Costa Rica, como país miembro de la OCDE fije una posición clara en defensa del Régimen de Zonas Francas y busque además presentar propuestas que generen zonas de exoneración o exclusión de estas iniciativas.

Aún es poco lo que sabemos sobre el alcance de la medida, la breve referencia que se hace dentro del comunicado de prensa emitido por el G7, nos indica que existe acuerdo en seguir apoyando las iniciativas que desde el Marco Inclusivo de BEPS se han desarrollado, generando un mayor énfasis en los denominados pilares 1 y 2, dirigidos el primero a la empresas que conforman la economía digital y que busca que estas paguen impuestos en las jurisdicciones donde generan sus utilidades y el segundo pilar que busca evitar que empresas multinacionales desvíen base tributaria a jurisdicciones de baja tributación imponiendo niveles de tributación en su ingreso o facturación global y estableciendo para estos supuestos una tarifa del 15%.

 A nivel de procedimiento sabemos que el tema será llevado a la sesión del G20 a realizarse el próximo mes de julio, y de continuarse con el apoyo, deberíamos esperar que se genere el mandato para que OCDE inicie el proceso de discusión del gravamen de manera más participativa, por lo que, si tomamos como base la experiencia que se tuvo con las normas BEPS, podemos esperar que la discusión se extienda por meses.

La consulta recurrente en nuestro país es si esta medida afectará al Régimen de Zonas Francas,  recordemos que la propia OCDE ya había evaluado el Régimen de Zonas Francas, a efectos de determinar si el mismo podía ser catalogado como un régimen fiscal pernicioso o perjudicial, y dentro de esta evaluación se concluyó que el país debía eliminar una serie de barreras de acceso, recomendaciones que fueron acogidas e implementadas y que permitieron concluir que el régimen no es perjudicial y que goza de la denominada sustancia.

Finalmente, y no menos importante, es el hecho de que al menos de los elementos contenidos en el comunicado del G7, se dan evidencias de que no necesariamente vaya a existir una afectación, directa al régimen, en el tanto, indica que se coordinarán la aplicación de las nuevas normas fiscales internacionales y la sustitución de los impuestos a los Servicios Digitales. Pero sobre todo, debemos llamar la atención sobre el hecho de que, a la fecha, existen muchos puntos sensibles que se deben definir por parte de la OCDE para poder implementar a nivel global una medida de esta índole, como lo pueden ser la posibilidad real de poder utilizar una base fiscal común uniforme, la base contable a aplicar o si se generará algún tipo de exclusión o exoneración en la aplicación de estos parámetros a la luz de la propia normativa BEPS.