Sabana Norte, 300 m. noreste del ICE
(+506) 2220-2200

La igualdad como base, la equidad como estrategia: desarrollo de las mujeres en un mundo tecnológico

Por Marianella Alvarado

Directora del Site HP Costa Rica

 

San José, 24 de marzo del 2021. Me encantan los colores porque son el símbolo de lo diverso; son como la vida, que tiene distintos matices; como las historias reales, que son múltiples, disímiles e imposibles de encasillar; historias como las que protagonizan muchas mujeres emprendedoras en el país.

Cuando hablamos de matices, justamente en el cantón de Sarapiquí, hay una pequeña empresa que se llama Theobroma cacao. Lo suyo son los tintes vegetales. Es una empresa liderada por una mujer, que extrae hermosas gamas de tonos de frutos, plantas, árboles y raíces. Estos extractos son utilizados para confeccionar sombreros, bolsos, arneses y otros artículos.

Esta iniciativa es un ejemplo de cómo un conocimiento tradicional aplicado, tal como, la extracción de tintes naturales, puede tornarse en una idea de negocio para la actualidad. De trasfondo hay tres componentes clave para articular una historia de éxito: una mujer emprendedora, una oportunidad tecnológica y una plataforma de capacitación que posibilita que los sueños pasen de la idea a la realidad.

En este caso, la plataforma de capacitación se llama HP LIFE y gracias a ella 767 personas provenientes de más de una docena de comunidades, principalmente en condiciones de vulnerabilidad social, han recibido formación digital y de negocios para impulsar sus propias iniciativas productivas.

Lo más llamativo es que un 88% de la población son mujeres, la mayoría con conocimientos limitados sobre computación, sin embargo, gracias a las habilidades que han adquirido, pudieron desarrollar sus propuestas de negocios y obtener destrezas tecnológicas que las han empoderado y motivado para seguir adelante.

Lo aprendido a través de estas experiencias de capacitación nos sirve para recalcar que, en el marco del Día Internacional de la Mujer, aún tenemos que cerrar grandes brechas sociales y económicas que permitan alcanzar una sociedad más justa y que tenga el valor de la igualdad como base.

La visión de una sociedad más justa supera lo estrictamente necesario, por ejemplo, equiparar los salarios de hombres y mujeres como retribución a un trabajo análogo, un tópico en el cual existe aún un trato desventajoso. No obstante, el sentido de justicia al que me refiero va más allá, y apunta hacia la equidad como estrategia.

A diferencia de la igualdad, la equidad no se centra en ofrecer lo mismo a todas las personas, sino en redistribuir los beneficios, recursos y facilidades para que asimetrías históricas puedan ser superadas. De esta forma, algunas personas ocuparán mayor apoyo que otras, pero todas deberán ser atendidas para procurar una sociedad más equitativa.

Esta visión es la que nos impulsó a superar un año difícil como el 2020, la que nos motivó a no descuidar nuestro propósito de generar capacidades para el bienestar, especialmente cuando se trataba de muchas mujeres emprendedoras que requieren el respaldo de organizaciones que crean en ellas para que liberen su potencial, se empoderen de su realidad y superen múltiples desafíos que enfrentan.

Lo que buscamos con este esfuerzo es que las tecnologías y habilidades adquiridas se constituyan en oportunidades de progreso que les permitan generar recursos suficientes para equilibrar la vida laboral o sus propios negocios, con sus otras facetas y su desarrollo humano.

Solo de esta manera podremos superar las brechas históricas y retos actuales de exclusión social y de género. Es clave que las empresas aumenten su protagonismo y liderazgo frente a la incorporación de las mujeres en las esferas de toma de decisión; así como en el apoyo al diseño de políticas sociales que refuercen la equidad, como actualmente lo hacemos en HP a través de múltiples programas.

La inspiración para el cambio puede venir de muchas fuentes; para mí, cada uno de los casos de mujeres emprendedoras de HP LIFE es símbolo de que se pueden hacer bien las cosas cuando la visión y la acción son coherentes. Es responsabilidad de todas y todos colaborar en la construcción de sociedades más equitativas.