Sabana Norte, 300 m. noreste del ICE
(+506) 2220-2200

ODS N°15: Gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad

Costa Rica (Fuente: Programa Estado de la Nación 2018, Secretaría Técnica ODS-MIDEPLAN 2016)

  • Los ecosistemas terrestres son los distintos paisajes que comprenden aproximadamente el 30% de la superficie de la Tierra, incluidos bosques, praderas y desiertos; proporcionan empleos, medios de subsistencia, alimentos, combustible y medicamentos. Los ecosistemas terrestres son la base de muchos sectores económicos como la agricultura, la silvicultura, la energía, las industrias extractivas, el turismo, el transporte y el comercio.
  • En el año 2017, la Sala Constitucional dictó varias condenas contra el Estado, por falta de acciones efectivas y planificación para el resguardo de las áreas silvestres protegidas.
  • En ese mismo año se registraron 26 acciones colectivas sobre temas ambientales. Aunque ello significó un descenso tras siete años de alta conflictividad, la cifra se mantiene alta como proporción del total de protestas del país.
  • Costa Rica debe aspirar a la utilización de los recursos naturales según su capacidad de reposición: la tasa de utilización de los recursos naturales es menor o igual a la de reposición natural o controlada por la sociedad, siempre y cuando esto no amenace la supervivencia de otros seres del ecosistema
  • El uso del territorio debe ser acorde con la capacidad de uso potencial de la tierra y su ordenamiento, como parte de las políticas de desarrollo en los ámbitos nacional y local.
  • Es indispensable una mayor participación de la sociedad civil en el diseño, ejecución y seguimiento de medidas de protección y manejo responsable y sostenido de los recursos naturales.
  • Se debe pronosticar el impacto de los desastres provocados por fenómenos de origen natural o humano por medio de las capacidades de prevención, manejo y mitigación.

Costa Rica: Retos en materia de Ecosistemas y biodiversidad

  • Movilización y aumento significativo de los recursos financieros de todas las fuentes para conservar y utilizar la biodiversidad y los ecosistemas de forma sostenible.
  • Movilización de manera significativa de los recursos de todas las fuentes y en todos los niveles para financiar la gestión forestal sostenible y proporcionar incentivos adecuados para los países en desarrollo para promover la gestión forestal sostenible, incluida la conservación y reforestación.
  • Aumento del apoyo mundial a la lucha contra la caza furtiva y el tráfico de especies protegidas, incluso mediante el aumento de la capacidad de las comunidades locales para aprovechar las oportunidades de medios de vida sostenibles

Datos de interés a nivel mundial (Fuente: Naciones Unidas)

A nivel internacional las estadísticas revelan una disminución significativa de la biodiversidad y la desaparición de los bosques. El retroceso en las superficies boscosas amenaza la vida en la tierra y a la especie humana, en particular a las poblaciones más pobres rurales, dentro de las cuales se encuentran las poblaciones indígenas y los pueblos campesinos. La biodiversidad y los bosques contribuyen a la reducción de la pobreza pues coadyuvan en la seguridad alimentaria y la salud, proveen aire puro y agua propia, absorben las emisiones de CO2 y constituyen la base del desarrollo ecológico.

El 30.7% de la superficie terrestre está cubierta por bosques y estos, además de proporcionar seguridad alimentaria y refugio, son fundamentales para combatir el cambio climático, pues protegen la diversidad biológica y las viviendas de la población indígena. Al proteger los bosques, también podremos fortalecer la gestión de los recursos naturales y aumentar la productividad de la tierra.

Actualmente, 13 millones de hectáreas de bosque desaparecen cada año y la degradación persistente de las zonas áridas está provocando además la desertificación de 3600 millones de hectáreas. Aunque un 15% de la tierra se encuentra actualmente bajo protección, la biodiversidad aún está en riesgo. La deforestación y la desertificación, provocadas por las actividades humanas y el cambio climático, suponen grandes retos para el desarrollo sostenible y han afectado la vida y los medios de vida de millones de personas en la lucha contra la pobreza.

Bosques

  • Alrededor de 1.600 millones de personas dependen de los bosques para su sustento, incluidos 70 millones de personas indígenas.
  • Los bosques albergan a más del 80% de todas las especies terrestres de animales, plantas e insectos.
  • Entre 2010 y 2015, el mundo perdió 3,3 millones de hectáreas de áreas forestales. Las mujeres rurales pobres dependen de los recursos comunes y se ven especialmente afectadas por su agotamiento.

Desertificación

  • 2600 millones de personas dependen directamente de la agricultura, pero el 52% de la tierra utilizada para la agricultura se ve moderada o severamente afectada por la degradación del suelo.
  • La pérdida de tierras cultivables se estima en 30 a 35 veces la tasa histórica
  • Debido a la sequía y la desertificación, se pierden 12 millones de hectáreas cada año (23 hectáreas por minuto). En un año, podrían haberse cultivado 20 millones de toneladas de grano.
  • 74 % de los pobres son directamente afectados por la degradación de la tierra a nivel mundial.

Biodiversidad

  • La caza furtiva y el tráfico ilícitos de vida silvestre continúan frustrando los esfuerzos para su conservación, casi 7.000 especies de animales y plantas fueron denunciadas como parte del comercio ilegal en 120 países.
  • De las 8.300 razas de animales conocidas, el 8% está extinto y el 22% está en peligro de extinción.
  • De las más de 80,000 especies de árboles, menos del 1 por ciento se han estudiado para su posible uso.
  • Los peces proporcionan el 20% de las proteínas animales a unos 3.000 millones de personas. Solo diez especies proporcionan alrededor del 30% de la pesca de captura marina y diez especies proporcionan alrededor del 50% de la producción acuícola.
  • Más del 80 por ciento de la dieta humana está compuesta por las plantas. Solo tres cultivos de cereales (arroz, maíz y trigo) proporcionan el 60% de la ingesta energética.
  • Aproximadamente, el 80 por ciento de las personas que viven en las zonas rurales de los países en desarrollo, dependen de medicamentos tradicionales basados en plantas para la atención básica de la salud.
  • Los microorganismos e invertebrados son clave para los servicios de los ecosistemas, pero sus contribuciones aún son poco conocidas y raramente reconocidas.

Ver más información en los siguientes enlaces:

Boletines

Contacto de Prensa