Sabana Norte, 300 m. noreste del ICE
(+506) 2220-2200

ODS N°8: Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos

Costa Rica (Fuente: Programa Estado de la Nación 2018, Secretaría Técnica ODS-MIDEPLAN 2016)

  • En el año 2017 la economía costarricense experimentó un deterioro en la mayor parte de sus indicadores: menor crecimiento real del PIB, desaceleración de las demandas interna y externa, reducción en los puestos de trabajo, alza en los precios, incremento en las tasas de interés y mayor desgaste de las finanzas públicas.
  • En este periodo se registró una de las pérdidas de puestos de trabajo más altas de los últimos veinte años. La tasa de desempleo de 9,3% en 2017, casi no varió con respecto al año anterior (9,5%), de acuerdo con la Enaho, el total de empleos perdidos en el año fue de 30.645, la cifra más alta registrada desde 1995 (con la excepción de la crisis 2008-2009).
  • Ese deterioro en el desempleo se concentró en los sectores más vulnerables de la población: trabajadores no calificados, microempresas, mujeres y los jóvenes (siendo el grupo más excluido en materia de oportunidades laborales).
  • La pérdida de empleo se concentró principalmente en el comercio, la agricultura y la manufactura. Por el contrario, el sector de servicios como enseñanza, profesionales y salud crearon nuevos puestos de trabajo.
  • Por otro lado, entre 2016 y 2017 la inflación pasó de 0,77% a 2,57%. A pesar del aumento, este indicador se considera bajo y se mantiene dentro del rango meta.
  • Afectando en mayor medida a las familias de menores ingresos, para las cuales la variación fue de -0,11% a 2,32%; los aumentos en el costo de los alimentos explican 1,1 puntos porcentuales de este cambio.
  • El país presenta diferentes desafíos en el sector, como el mejoramiento de las condiciones fuera de la GAM orientadas a fomentar la instalación de empresas en territorios que requieren contar con nuevas oportunidades laborales; así como esfuerzos para la racionalización de los trámites para la instalación de empresas con la finalidad de disminuir costos, tales como los trámites de permisos en salud, obras públicas y transportes y regulación ambiental.
  • Es indispensable desarrollar una mayor y mejor capacidad productiva de la empresa local para potenciar su posibilidad real de ser proveedores de insumos de calidad para los procesos productivos y participar en las cadenas globales de valor

Datos de interés a nivel mundial (Fuente: Naciones Unidas)

Aproximadamente la mitad de la población mundial todavía vive con el equivalente a unos 2 dólares estadounidenses diarios, con una tasa mundial de desempleo del 5.7%, y en muchos lugares el hecho de tener un empleo no garantiza la capacidad para escapar de la pobreza. Debemos reflexionar sobre este progreso lento y desigual, y revisar nuestras políticas económicas y sociales destinadas a erradicar la pobreza.

La continua falta de oportunidades de trabajo decente, la insuficiente inversión y el bajo consumo producen una erosión del contrato social básico subyacente en las sociedades democráticas: el derecho de todos a compartir el progreso. La creación de empleos de calidad sigue constituyendo un gran desafío para casi todas las economías.

Aunque la tasa media de crecimiento anual del PIB real per cápita en todo el mundo va en aumento año tras año, todavía hay muchos países menos adelantados en los que las tasas de crecimiento están desacelerando y lejos de alcanzar la tasa del 7% establecida para 2030. La disminución de la productividad laboral y aumento de las tasas de desempleo influyen negativamente en el nivel de vida y los salarios.

Para conseguir el desarrollo económico sostenible, las sociedades deberán crear las condiciones necesarias para que las personas accedan a empleos de calidad, estimulando la economía sin dañar el medio ambiente. También tendrá que haber oportunidades laborales para toda la población en edad de trabajar, con condiciones de trabajo decentes. Asimismo, el aumento de la productividad laboral, la reducción de la tasa de desempleo, especialmente entre los jóvenes, y la mejora del acceso a los servicios financieros para gestionar los ingresos, acumular activos y realizar inversiones productivas son componentes esenciales de un crecimiento económico sostenido e inclusivo. El aumento de los compromisos con el comercio, la banca y la infraestructura agrícola también ayudará a aumentar la productividad y a reducir los niveles de desempleo en las regiones más empobrecidas del mundo.

  • En 2017, la tasa de mundial de desempleo se situaba en el 5,6%, frente al 6,4% del año 2000.
  • En todo el mundo, en 2016 el 61% de los trabajadores tenía un empleo no regulado. Exceptuando el sector agrícola, el 51% de todos los trabajadores se incluyeron en esta categoría de empleo.
  • Los hombres ganan 12,5% más que las mujeres en 40 de los 45 países de los que se tienen datos.
  • La brecha salarial de género en todo el mundo se sitúa en el 23% y, si no se toman medidas, se necesitarán otros 68 años para lograr la igualdad salarial. La tasa de participación de la mujer en la población activa es del 63%, mientras que la de los hombres es del 94%.
  • A pesar de su creciente presencia en la vida pública, las mujeres se siguen haciendo cargo 2,6 veces más del cuidado de personas no remunerado y del trabajo doméstico que los hombres.
  • Entre 2016 y 2030, se necesitan 470 millones de puestos de trabajo en todo el mundo para aquellos que van a acceder por vez primera al mercado laboral.

Ver más información en los siguientes enlaces:

Boletines

Contacto de Prensa