Sabana Norte, 300 m. noreste del ICE
(+506) 2220-2200

ODS N°9: Construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación

Costa Rica (Fuente: Programa Estado de la Nación 2018, Secretaría Técnica ODS-MIDEPLAN 2016)

  • Costa Rica es uno de los países latinoamericanos con más vehículos por mil habitantes (231 unidades), solo superado por Argentina (315) y México (278).
  • El 90% de la Red de Alta Capacidad no cumple con los parámetros del Plan Nacional de Transporte en cuanto al número de carriles. En ausencia de cambios, el porcentaje de rutas con mayores problemas de tránsito pasaría de 48% en 2017 a 86% en 2025.
  • Completar la “sectorización” de las líneas de autobuses generaría un ahorro estimado en 3.305 millones de colones, un aumento del 61% en la velocidad de viajes y una reducción de 506 toneladas de emisiones de carbono al año.
  • Con un tren rápido de pasajeros el tiempo de viaje entre Ciruelas y Paraíso (los dos extremos de la ruta prevista en el proyecto del Incofer) disminuiría de 80 a 42 minutos, y la capacidad diaria de traslado aumentaría de 16.000 a 250.000 personas
  • Se ha evidenciado que el país presenta un gran desafío en temas de infraestructura vial, generando deficiencias en la competitividad del país, para ello se debe mentar la inversión en infraestructura como porcentaje del PIB que permita un mayor crecimiento económico, la generación de más y mejores empleos.
  • Es indispensable el mejoramiento de la infraestructura pública en puertos, aeropuertos, carreteras y el fortalecimiento en la provisión de servicios públicos eficientes (ej. aumentar velocidad y redundancia de telecomunicaciones).
  • Es esencial impulsar un trabajo articulado con las diferentes instancias estatales sobre el tema del manejo de la Inversión Pública, con el apoyo de organismos internacionales, que permitan un mayor dinamismo del sector y se fomente el encadenamiento con los otros sectores como el comercio, el transporte y el sector financiero.
  • Dadas las condiciones de Costa Rica (su ubicación y posibles amenazas naturales), la infraestructura en nuestro país es vulnerable, siendo necesario que ésta sea resiliente, diseñada con materiales durables y en zonas de bajo riesgo.

Datos de interés a nivel mundial (Fuente: Naciones Unidas)

Desde hace tiempo se reconoce que para conseguir una economía robusta se necesitan inversiones en infraestructura (transporte, regadío, energía, tecnología de la información y las comunicaciones). Estas son fundamentales para lograr un desarrollo sostenible, empoderar a las sociedades de numerosos países, fomentar una mayor estabilidad social y conseguir ciudades más resistentes al cambio climático.

El sector manufacturero es un impulsor importante del desarrollo económico y del empleo. En la actualidad, sin embargo, el valor agregado de la industrialización per cápita es solo de 100 dólares en los países menos desarrollados en comparación con más de 4500 dólares en Europa y América del Norte. Otro factor importante por considerar es la emisión de dióxido de carbono durante los procesos de fabricación. Las emisiones han disminuido en la última década en muchos países, pero esta disminución no ha sido uniforme en todo el mundo.

El progreso tecnológico debe estar en la base de los esfuerzos para alcanzar los objetivos medioambientales, como el aumento de los recursos y la eficiencia energética. Sin tecnología e innovación, la industrialización no ocurrirá, y sin industrialización, no habrá desarrollo. Es necesario invertir más en productos de alta tecnología que dominen las producciones manufactureras para aumentar la eficiencia y mejorar los servicios celulares móviles para que las personas puedan conectadas.

  • La infraestructura básica, como las carreteras, las tecnologías de la información y la comunicación, el saneamiento, la energía eléctrica y el agua, sigue siendo escasa en muchos países en desarrollo.
  • El 16% de la población mundial no tiene acceso a redes de banda ancha móvil.
  • Para muchos países africanos, sobre todo en los países con menores ingresos, las limitaciones en materia de infraestructura afectan la productividad de las empresas en alrededor del 40%.
  • La proporción mundial del valor agregado manufacturero en el PIB aumentó del 15,2% en 2005 al 16,3% en 2017, impulsado por el rápido crecimiento de la industrialización en Asia.
  • El efecto de multiplicación del trabajo de la industrialización tiene un impacto positivo en la sociedad. Cada trabajo en la industria crea 2,2 empleos en otros sectores.
  • Las pequeñas y medianas empresas que se dedican al procesamiento industrial y la producción manufactura son las más críticas en las primeras etapas de la industrialización y, por lo general, son los mayores creadores de empleos. Constituyen más del 90% de las empresas de todo el mundo y representan entre el 50 y el 60% del empleo.
  • Los países menos adelantados tienen un inmenso potencial de industrialización en alimentos y bebidas (agroindustria) y textiles y prendas de vestir, con buenas perspectivas de generación de empleo sostenido y mayor productividad.
  • Los países de ingresos medianos pueden beneficiarse al ingresar a las industrias de metales básicos y de fabricación, que ofrecen una gama de productos que enfrentan una demanda internacional en rápido crecimiento.
  • En los países en desarrollo, apenas el 30% de la producción agrícola se somete a procesos industriales. En los países de altos ingresos, el 98% se procesa. Esto sugiere que hay grandes oportunidades para los países en desarrollo en materia de agronegocios.

Ver más información en los siguientes enlaces:

Boletines

Contacto de Prensa