Sabana Norte, 300 m. noreste del ICE
(+506) 2220-2200

Cápsula Informativa

Pride Month: diversidad, avances y buenas prácticas

San José, 5 de julio, 2021. En la actualidad, las luchas de los diferentes colectivos pertenecientes a la comunidad LGBTIQ+ han puesto en los ojos de la opinión pública una imperante realidad: ninguna persona debe ser discriminada por sus diferencias de edad, capacidad, etnia, género, identidad o expresión de género, religión u orientación sexual; con lo cual se reitera que la inclusión y la diversidad son esenciales para la vida en sociedad y las empresas no operan ajenas a esta realidad.

El Foro Factor D en conjunto con Arias, Accenture, IBM, Microsoft y Pfizer se unieron para realizar el evento virtual Pride Month: diversidad, avances y buenas prácticas” en el que se expusieron las iniciativas que realizan desde las diferentes áreas de negocio para apoyar y fomentar la diversidad,  inclusión y respeto a la comunidad LGBTIQ+.

De acuerdo con los distintos expositores, si se lograra convertir la “no discriminación” en un eje de vida y se llevase a las declaraciones de principios y modelos de negocio de todas las empresas, se  llevarían a cabo pasos concretos para fortalecer los avances sociales en esta materia.

De acuerdo con el expositor Dino Starcevic, de la empresa Alphabeta Comunicaciones, hay dos ámbitos sociales que inciden en sectores muy relevantes, y a los cuales hay que darles seguimiento para romper brechas aun existentes: el primero es un cambio en la educación y el otro es en la cultura empresarial y profesional.

  • La educación inclusiva como un derecho para los niños y niñas: es el proceso de identificar y responder a la diversidad de las necesidades de todos los estudiantes a través de la mayor participación en el aprendizaje, las culturas y las comunidades, reduciendo la exclusión en la educación y creando así un clima de respeto y aceptación desde etapas tempranas.
  • Cultura empresarial: las luchas formales en Costa Rica empezaron alrededor del año 1985, pero ha sido relativamente hace poco tiempo que se han visto cambios significativos en leyes concretas debido a la incidencia de empresas y profesionales en este tema.

Las empresas actúan como un actor fundamental para pedir cambios favorables para la inclusión de la diversidad a través de la industria, cadenas de valor, políticas públicas y la sociedad civil.

Entre las buenas prácticas y experiencias que expusieron las diferentes empresas destacan:

  • Crear políticas inclusivas, de igualdad de oportunidades y no discriminación
  • Contar con Códigos de Conducta
  • Establecer protocolos para acompañamiento
  • Realizar foros y actividades informativas y de concientización
  • Establecer grupos de apoyo y Networking
  • Realizar encuestas de clima e identificar áreas de mejora
  • Uso de lenguaje inclusivo
  • Otorgar beneficios especiales como seguro médico y de vida, cobertura VIH, planes de retiro y parental leave (incluidas adopciones)
  • Contar con líderes comprometidos y aliados
  • Estrategia de comunicación sólida
  • Procesos contratación objetivos
  • Creación de oportunidades laborales, entre otras.